Las autoridades paraguayas extraditaron el viernes a Argentina al ex médico Norberto Atilio Bianco, acusado del secuestro de mujeres embarazadas y del robo de niños nacidos en cautiverio durante la última dictadura militar argentina (1976-1983).

La oficina de relaciones públicas de la policía paraguaya informó a la AP que Bianco, de 66 años, fue llevado hasta el puesto fronterizo San Ignacio de Loyola, frente a la ciudad argentina de Clorinda, a unos 60 kilómetros al oeste de Asunción.

La entrega fue ordenada la semana pasada por el juez Gustavo Amarilla luego de que la Corte Suprema de Justicia rechazó "por improcendente" una acción de reconsideración de la extradición resuelta el 5 de agosto de 2009.

Bianco, un ex traumatólogo, está acusado de robar bebés nacidos en cautiverio y asistir partos de mujeres detenidas --y luego desaparecidas-- en el hospital del cuartel militar Campo de Mayo, en Buenos Aires, entre 1977 y 1978. Bianco era reclamado por el juez federal Alberto Martín Suárez.

La Secretaría de Derechos Humanos de Argentina informó en un comunicado al que tuvo acceso AP que es la segunda vez que Bianco es extraditado a Argentina "ya que anteriormente se había fugado al Paraguay junto con su esposa, Susana Wherli, y dos niños apropiados, Carolina y Pablo".

Agregó que "en 1997 el matrimonio fue extraditado y juzgado por la sustracción de los niños, identificados como hijos de desaparecidos, cuyas actas de nacimiento habían sido adulteradas, pero solamente cumplió dos años de la condena a 11 años y 6 meses que se le impusiera, ya que, al ser excarcelado, se fugó nuevamente al Paraguay".

Antes de guardar prisión domiciliaria desde 2008 por estar enfermo, Bianco ejercía normalmente en Asunción su profesión de traumatólogo en un hospital privado. En una entrevista con la AP explicó entonces que había sido "extraditado y juzgado sin motivos en Buenos Aires en los años 90" y que la organización Abuelas de Plaza de Mayo, querellante en el caso, "realiza contra mi persona una persecución obstinada. No soy responsable de nada de lo que dicen porque en la sanidad de Campo de Mayo fui traumatólogo y no ginecólogo; nunca atendí a ninguna embarazada".

El secretario de Derechos Humanos argentino Eduardo Luis Duhalde manifestó su satisfacción por la decisión de las autoridades paraguayas y señaló que "con la extradición de Bianco se produce un importante avance en la búsqueda de la verdad de lo sucedido con los aproximadamente 400 hijos de desaparecidos que son buscados por las Abuelas de Plaza de Mayo".

Las Abuelas de Plaza de Mayo han logrado identificar a 104 hijos de desaparecidos, muchos de los cuales fueron arrebatados a sus madres poco después de que éstas dieran a luz en centros ilegales de detención.