Un total de 31 de los 33 mineros que el año pasado sobrevivieron 70 días atrapados a 700 metros de profundidad en la región chilena de Atacama, presentaron hoy una demanda por 7.750 millones de pesos (unos 16,66 millones de dólares) contra el Estado chileno, informaron fuentes judiciales.

La demanda, presentada en el IX Juzgado Civil de Santiago, se basa en una presunta negligencia de parte del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), que no fiscalizó apropiadamente el yacimiento en el que se desarrolló la tragedia.

Los mineros quedaron atrapados a causa de un derrumbe el 5 de agosto del año pasado en la mina San José, a unos 830 kilómetros de Santiago y tras un enorme esfuerzo y despliegue de medios encabezado por el Gobierno fueron rescatados con vida, aunque muchos cargan aún con las secuelas sicológicas de la odisea y, de todos, sólo uno ha vuelto a trabajar en una mina.

La acción judicial es patrocinada por el abogado Edgardo Reinoso, quien dijo que el Sernageomin incurrió en negligencia al permitir el funcionamiento de la mina, que tenía varios cierres anteriores por incumplimiento de las normas sobre ventilación y salidas de emergencia y registraba numerosos accidentes laborales.

De tener éxito la acción judicial, cada uno de los demandantes recibiría 250 millones de pesos (unos 537.600 dólares).

Los mineros, además, se mantienen a la expectativa de que la Fiscalía adopte alguna decisión acerca de la responsabilidad que eventualmente les cabe a los dueños de la mina, Alejandro Bohn y Marcelo Kemeny, para proceder posteriormente a demandarlos y obtener otra indemnización.