El presidente electo peruano Ollanta Humala afirmó el viernes que espera sostener una "agenda abierta" con el mandatario venezolano Hugo Chávez y aseguró que ambos países tienen "un mismo futuro".

Humala arribó el viernes a Caracas para reunirse con Chávez en el palacio presidencial, cita sobre la que hay gran expectativa debido a que el gobernante electo de Perú ha mantenido en los últimos meses gran sigilo sobre su relación con el mandatario venezolano.

En el pasado Humala mantuvo estrechos vínculos con el gobernante izquierdista venezolano lo que le restó simpatías entre los peruanos cuando compitió contra Alan García, presidente saliente del Perú, en los comicios presidenciales de 2006.

Humala dijo a la cadena regional Telesur que quería visitar a Chávez para "verlo como un amigo y si es posible hablar de una forma distendida sobre una agenda abierta entre dos pueblos hermanos que tienen no solamente un mismo pasado y un mismo origen, sino un mismo futuro".

Al recibir a Humala en el palacio presidencial, Chávez dijo que consideraba como "significativo" su viaje a Caracas e indicó que espera "seguir fortaleciendo nuestra amistad y abriendo esos caminos, construyendo esos caminos".

"En estos días para mí, enfrentando una nueva batalla, Ollanta tu visita fortalece aun más", expresó el gobernante quien saludó con un fuerte abrazo a Humala.

Humala afirmó que Perú y Venezuela tienen muchas cosas en común. "Esta hermandad que vamos consolidando justamente nos lleva hacia un mismo futuro", dijo al agradecer el recibimiento en el palacio de Miraflores.

"Hoy día tenemos un enemigo común nuevamente que es la pobreza, la desigualdad, que es la lucha contra el narcotráfico", agregó.

Al expresar el respaldo a Chávez por su enfermedad, Humala indicó que venía a "darle fuerza en su batalla", y aseguró que "usted todavía tiene que cumplir una misión con su pueblo".

Humala asumirá la presidencia en Perú el 28 de julio.

El presidente electo afirmó durante una visita a la sede de la Corporación Andina de Fomento (CAF), antes de reunirse con Chávez, que tiene como tarea el "transformar el Estado" de Perú para que "pueda servir al 100% de su población" y agregó que para lograr ese objetivo necesita "herramientas financieras".

"Para tener a la mano esas herramientas financieras necesitamos crear niveles de confianza y de competitividad que es nuestro compromiso, mantener y mejorar lo que ya se ha venido haciendo en el país", agregó.

Humala agradeció la oferta de apoyo financiero que le realizó el presidente de la CAF, Enrique García, quien indicó que el organismo estaría dispuesto a aprobar en los próximos cinco años operaciones "superiores a los 7.500 millones de dólares".

El encuentro con Chávez era el más esperado de la gira previa a la asunción al poder de Humala, quien inició un periplo el 9 de junio visitando a presidentes de Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador, Colombia y Estados Unidos.

Chávez, de 56 años, fue sometido el 20 de junio en La Habana a una operación para extirpar un tumor canceroso.

El gobernante afirmó el viernes que está batallando para "vencer la enfermedad" y comentó que "hay gente contenta porque creen que yo me estoy muriendo, me voy a morir pronto, pero esos malos deseos son parte de ese odio; pero eso lo barre como un tsunami de amor las bendiciones, oraciones de un pueblo, de millones".

Desde su regreso al país el 4 de julio, Chávez ha limitado los actos públicos y los discursos maratónicos que solía dar y ahora sólo aparece en algunas breves transmisiones de la televisora estatal. También difunde algunos mensajes en Twitter.