El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó hoy que la crisis de las cárceles es como un "cáncer" que hay que sanear y lamentó que la situación penitenciaria sea "una mancha" para el proceso socialista que lidera desde hace doce años.

"Eso hay que sanearlo. Bueno, es como un cáncer, hay que aplicarle un tratamiento profundo, hay que extirpar tumores, hay que aplicar tratamiento, es como un cáncer social allí (en las cárceles)", manifestó el presidente a la televisión estatal.

Chávez se comprometió a trabajar "más" para transformar esos "centros de degradación y de destrucción de lo humano" en centros de formación del "hombre nuevo".

Lamentó la existencia de hacinamiento en las cárceles además de las "mafias incrustadas" entre los presos y "en parte del funcionariado".

"Las reflexiones tienen que ser profundas, es un problema grave, serio, es como un lunar, una mancha en el proceso que hemos venido llevando", reconoció el mandatario, al asegurar que los logros de su Gobierno en esta materia "son casi que imperceptibles" pese a ser "importantes".

En este sentido, el gobernante aseguró que ha dado instrucciones para "acelerar" la transformación de todo el sistema penitenciario con la construcción de "nuevos espacios dignos" y de un nuevo ministerio para el sistema penitenciario.

Sin embargo, Chávez dijo que está "pensándolo muy bien" antes de aprobar esta nueva cartera porque "no es garantía" de la transformación "a fondo" de la red de penitenciarías.

El Gobierno venezolano cerró el pasado día 13 la crisis más larga en una cárcel del país tras casi un mes de motín de un millar de presos armados en El Rodeo II, y admitió la fuga de "un grupo" de reos de ese penal, entre ellos uno de los cabecillas de los internos.

La operación se saldó con un balance oficial de dos militares, un preso muertos y 22 guardias heridos. Además han fallecido una decena de internos por ajustes internos, enfermedades y una fuga que dejó cuatro muertos, según el Gobierno.

Chávez dijo que esta fuga es tan "insólita" como la presencia de armas de guerra en las cárceles con complicidades del funcionariado.

Además, el mandatario dijo que vivió con "nervios de acero" todos los episodios de El Rodeo, pero señaló que la crisis se solucionó de la "mejor manera posible", con respeto "supremo" a los derechos humanos y evitando, dijo, "masacres".

El Gobierno decidió tomar El Rodeo II y el cercano El Rodeo I cinco días después de que en este último centro se produjera un enfrentamiento entre bandas rivales que dejó un balance de 22 muertos.

Según el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), en 2010 murieron 476 reos y 958 resultaron heridos en las cárceles del país, que tienen una población reclusa oficial de 44.520 presos (46.888 según el OVP) y una capacidad para poco más de 14.500 en sus 34 centros de reclusión.