Adolfo Hitler es ahora formalmente "persona non-grata" en su poblado natal.

El consejo municipal del poblado austriaco de Braunau decidió por unanimidad retirarle la ciudadanía honoraria a su hijo más tristemente célebre, 78 años después de que se le otorgó el título al dictador nazi.

Hitler en realidad nació en el pequeño poblado de Ranshofen, colindante a Braunau, y fue hecho ciudadano honorario de esa comunidad en 1933. Pero Ranshofen se convirtió en parte de Braunau unos años después y por lo tanto este último es reconocido universalmente como el poblado natal de Hitler.

Los historiadores de Braunau no están seguros de si la ciudadanía honoraria de Hitler se transfirió de Ranshofen a Braunau, pero el consejo municipal decidió retirársela por si acaso.