Con la ayuda de Facebook, Israel impidió el viernes que decenas de activistas pro palestinos abordaran vuelos con destino a Tel Aviv, interrogó a decenas más en su aeropuerto principal y le negó la entrada a 69 personas, irrumpiendo sus planes para llegar a Cisjordania en una misión de solidaridad con los palestinos.

Israel buscó a los activistas en sitios sociales de internet, formuló una lista negra de más de 300 nombres y solicitó a las aerolíneas extranjeras que impidieran a los pasajeros en la lista que abordaran los vuelos con destino al país.

El viernes, unos 310 activistas que llegaron a Tel Aviv fueron detenidos para ser interrogados, dijo la vocera del Ministerio del Interior, Sabine Hadad. De ellos, cuatro fueron deportados inmediatamente y 65 más estaban detenidos hasta que se puedan arreglar vuelos de retorno para ellos, dijo Hadad. A los demás se les permitió la entrada.

En un momento durante de la operación, dos aviones provenientes de Ginebra y Roma fueron desviados a una área resguardada del aeropuerto y abordados por personal de seguridad.

Los organizadores de la campaña "Bienvenidos a Palestina" acusaron a Israel de reaccionar desproporcionadamente a lo que llamaron un misión pacífica para llamar la atención sobre cómo es la vida bajo la ocupación israelí, que incluye restricciones de viaje. Israel controla todo acceso a Cisjordania.

"Esto nunca se trató de manifestaciones en los aeropuertos. Estamos en una misión de investigación. Queremos averiguar que está pasando", dijo Pippa Bartolotti, una activista británica de Gales de 57 años.

Dijo que era la única de un grupo de 40 miembros en un vuelo desde Gran Bretaña que logró entrar a Israel.

"Desafortunadamente, todos los demás están detenidos y se espera que serán deportados", dijo. "Hay gente de Bélgica, Francia y Gran Bretaña."

Israel ha estado preocupado sobre la llegada de activistas extranjeros desde una mortífera operación naval contra una flotilla internacional que intentó romper el bloqueo israelí a la Franja de Gaza el año pasado. Los hechos, durante los cuales murieron nueve activistas turcos en enfrentamientos con comandos navales, provocaron fuertes críticas internacionales y obligaron a Israel a aligerar el bloqueo.