La camarera del hotel que acusó a Dominique Strauss-Kahn de violación interpuso el martes una demanda por difamación contra el New York Post después que el diario dijo que era una prostituta.

El abogado de la demandante, Kenneth Thompson, presentó la demanda ante la Corte Suprema estatal en el Bronx después que el Post, citando fuentes anónimas, se refirió a la guineana de 32 años como una "prostituta" y una "ramera".

El diario dijo además que la mucama hizo "favores sexuales por dinero" y que recibía clientes en el hotel de Brooklyn en que fue alojada por la oficina del Procurador General de Manhattan.

Todas esas declaraciones son falsas, según la demanda, que argumentó que han sometido a la mujer a la humillación y el ridículo.

"Interpusimos la demanda porque la víctima de una violación no debería ser llamada prostituta", dijo Thompson.

Una vocera del Post insistió que el diario se atenía a su versión.

El Post hizo sus aseveraciones en varios artículos publicados tras la audiencia especial del viernes, en la que Strauss-Kahn, de 62 años, ex director del Fondo Monetario Internacional, fue liberado sin fianza después que la fiscalía reconoció que nuevas informaciones sobre la mujer hicieron que fuera reconsiderado el caso.

El Post no identificó a la mujer, como suele ser la costumbre en la prensa estadounidense en este tipo de casos.

Empero, el abogado de la demandante dijo que está claro a quién se refería el diario porque sólo hay una camarera del hotel Sofitel que acusa a Strauss-Kahn de intento de violación.

Al alegar difamación, no es necesario que la mucama demuestre que el público la conoce. Está en juego la cuestión de si sus allegados, ya sea profesional o personalmente, puedan identificarla al leer las acusaciones, dijo David Heller, del Centro de Investigación Legal de Prensa, que estudia las cuestiones de difamación y la Primera Enmienda constitucional.

La cantidad de gente potencialmente afectada por las afirmaciones podría significar una mayor asignación por indemnización si se fundamente la demanda, dijo Heller.

El Post también informó que la mujer fue ubicada en el hotel por su sindicato, que según el diario recibía una parte de lo que ganaba a cambio de sexo. El sindicato, según el diario, desmintió la acusación.

La información fue atribuida a fuentes anónimas o, en algunos casos, fue declarada sin atribución.

"En un intento aparentemente desesperado de aumentar sus ventas en rápida baja, el acusado New York Post publicó una serie de artículos difamatorios", según la demanda.

Agrega que el diario es leído diariamente por cientos de miles de personas. La demanda también nombra como acusados a los reporteros que escribieron los artículos.

En París, la madre de una mujer que afirma que Strauss-Kahn intentó violarla en 2002 dijo el martes que su hija ha decidido presentar una demanda penal contra el ex jefe del FMI porque busca que se haga "justicia".

Anne Mansouret dijo en entrevista a la radioemisora francesa RTL que su hija, Tristane Banon, de 31 años, "considera que la única manera de poner fin a esto es la presentación de una demanda, para decir que al menos puede hacerse justicia".

El abogado de Banon dijo a The Associated Press que presentó la demanda por correo y que en ella pidió investigar la denuncia de que intentó violarla en el departamento de él durante una entrevista para un libro en el 2003.

El lunes, Strauss-Kahn calificó la versión de Banon de "imaginaria" y afirmó que considera presentar una contrademanda por difamación.

Los aliados de Strauss-Kahn en el Partido Socialista de oposición dicen que Banon es parte de una conspiración para socavar al ex jefe del FMI y potencial candidato a la presidencia de Francia.