Holanda fue responsable por la muerte de tres musulmanes bosnios asesinados por las fuerzas serbias en 1995 durante la matanza de Srebrenica, falló el martes un tribunal de apelaciones, que ordenó al gobierno holandés que compense a los familiares de las víctimas.

El fallo podría dar paso a otros reclamos de compensaciones por parte de los familiares de las víctimas que debían haber sido protegidas por las fuerzas holandesas encargadas de la seguridad en la zona de Srebrenica, un refugio creado por Naciones Unidas, durante la guerra de Bosnia de 1992-1995.

Podría tener además implicaciones para los países que aporten fuerzas bajo el pabellón de los cascos azules de la ONU.

La demanda fue incoada por Hasan Nuhanovic, un intérprete que perdió a su hermano su padre y los familiares de Rizi Mustafic, un electricista asesinado. Mustafic y Nuhanovic trabajaban para los soldados holandeses.

Uno de los familiares, Damir Mustafic, dijo a The Associated Press frente a la corte que el fallo fue emitido días antes de que enterrara los restos de su padre en un cementerio de Srebrenica. "Estoy muy contento", dijo Mustafic.

Las víctimas fueron parte de los miles de musulmanes que se refugiaron en un campamento de la ONU cuando las fuerzas bosnias al mando del general Ratko Mladic ocuparon Srebrenica el 11 de julio, la acción más cruenta en la guerra de 1992-95 que causó 100.000 muertos.

Dos días después, los cascos azules holandeses, amedrentados por las fuerzas de Mladic, expulsaron del campamento a miles de familias musulmanas.

Las fuerzas bosnio-serbias separaron a los musulmanes por género y luego se llevaron en camión a los varones y comenzaron a ejecutar a unos 8.000 de ellos, entre hombres y muchachos. Sus cadáveres fueron enterrados en fosas comunes y los tribunales internacionales consideraron la matanza un genocidio.

___

La periodista de The Associated Press Sabina Niksic contribuyó en Sarajevo a este despacho.