Los norcoreanos se congregaron el lunes en un acto masivo en Pyongyang para criticar al gobierno del presidente surcoreano Li Myung-bak como "un grupo de traidores sin parangón".

Más de 100.000 ciudadanos, soldados y altos funcionarios del gobierno y las fuerzas armadas atestaron la Plaza Kim Il Sung, de acuerdo con imágenes de Associated Press Television News en Pyongyang.

Los participantes llevaban carteles con lemas elogiando al fundador de Corea del Norte Kim Il Sung y la ideología militar del país.

"Lo único que queda entre el Norte y el Sur es la solución de responder al fuego con el fuego", dijo el general Jang Jong Nam, según lo citó la agencia noticiosa oficial norcoreana KCNA.

Pyongyang ha criticado fuertemente al gobierno de Seúl, que ha suspendido la ayuda incondicional y vinculado la asistencia surcoreana a progresos en los esfuerzos de desarme nuclear en Corea del Norte.

A finales de junio, las fuerzas armadas norcoreanas prometieron represalias por carteles que criticaban a Pyongyang colocados en unidades militares surcoreanas junto a la frontera.

Las dos Coreas siguen formalmente en guerra, pues el conflicto de la década de 1950 concluyó con un armisticio, no con un tratado de paz.

La animosidad se ha profundizado desde que Corea del Norte torpedeó un barco militar surcoreano en marzo del año pasado. Pyongyang también cañoneó una isla fronteriza de Corea del Sur en noviembre, acción en la que murieron unas 50 personas.

En mayo, Corea del Norte amenazó con atacar porque tropas surcoreanas usaron fotografías de la familia gobernante norcoreana como blancos en prácticas de tiro.