El aire caliente por el cambio climático no es lo único que ha acelerado el derretimiento de los hielos polares, sino también el calentamiento del agua debajo del hielo, según un nuevo estudio.

Desde hace mucho se ha reportado que el aumento de la fusión del hielo en Groenlandia y partes de la Antártida es una consecuencia del calentamiento global, lo que podría elevar el nivel del mar, pero hasta ahora se había prestado poca atención a los efectos del calentamiento del agua bajo el hielo.

La revista Nature Geoscience publicó el domingo un informe de Jianjun Yin, de la Universidad de Arizona y otros colegas, según el cual el calentamiento del agua podría significar un derretimiento del hielo polar más rápido de lo esperado previamente.

Aunque el derretimiento del hielo flotante no elevará el nivel del mar, el hielo que desemboca al mar desde los glaciares a menudo llega al fondo. Ese sí puede agregar agua al mar al ser derretido por el agua caliente.

"El calentamiento del océano es muy importante en comparación con el calentamiento de la atmósfera, ya que el agua tiene mucho mayor capacidad de calor que el aire", explicó Yin.

"Si pones un cubo de hielo en una habitación cálida, se derretirá en varias horas, pero si lo pones en un vaso de agua caliente, desaparecerá en minutos", agregó.

Además, explicó Yin, si se derrite el hielo flotante a lo largo de las zonas costeras, el flujo de los glaciares se acelerará, trayendo más hielo al mar.

"Esto significa que tanto Groenlandia como la Antártida probablemente se van a derretir más rápido de lo que la comunidad científica pensaba anteriormente", dijo en un comunicado el coautor del estudio, Jonathan T. Overpeck.

Overpeck, codirector del Instituto para el Medio Ambiente de la Universidad de Arizona, añadió: "Este trabajo se suma a la evidencia de que podríamos ver un aumento en el nivel del mar a finales de este siglo de alrededor de un metro, y mucho más en los siglos siguientes".

El océano bajo la superficie a lo largo de la costa de Groenlandia podría calentarse hasta 2 grados centígrados (3,6 grados Fahrenheit) para 2100, informaron los investigadores.

El calentamiento a lo largo de la costa antártica podría ser un poco menor, de unos 0,5 grados centígrados (0,9 F), calcularon.