El príncipe Carlos contrató más personal y gastó más dinero el año pasado, debido en parte al profuso casamiento de su hijo Guillermo, según cifras oficiales divulgadas el martes.

Las cuentas anuales revelan que la parte de los gastos del heredero financiada por los contribuyentes registró un aumento importante en el año que finalizó el 31 de marzo, pero él a la vez que pagó más impuestos y redujo las emisiones de carbono producidas por sus actividades.

La oficina del príncipe dijo que Carlos recibió casi 2 millones de libras (3,2 millones de dólares) durante esos 12 meses, 17,9% más que el año anterior.

Sus ingresos del Ducado de Cornualles, la propiedad de 55.000 hectáreas (136.000 acres) establecida en el siglo XIV como fuente de ingresos del heredero de la corona, aumentaron 4% el año pasado a casi 18 millones de libras (29 millones de dólares). El príncipe de 62 años recibe la mayor parte de sus ingresos de las propiedades e inversiones del ducado.

Carlos pagó casi 4,4 millones de libras en impuestos, 26% más que el año anterior.

Sus gastos privados, o "extraoficiales", aumentaron 50% a 2,5 millones de libras, debido en parte a la boda pero también a sus aportes a obras de bien.

Carlos y su esposa Camilla, duquesa de Cornualles, recorrieron 55.000 kilómetros (34.000 millas) en viajes oficiales en 2010-11.

El hogar de Carlos, Camilla, Guillermo, Catalina y el príncipe Enrique empleó el equivalente de 132,8 empleados de tiempo completo hasta marzo, comparado con 124 el año anterior.

El aumento se debió en parte al personal temporario contratado para la boda.