Los fallecidos en el accidente de un avión Túpolev 134, que se estrelló el pasado martes en el noroeste de Rusia, ascienden ya a 46 al morir hoy una mujer que "tenía gravísimas lesiones y quemaduras", informaron fuentes del Ministerio de Sanidad de Rusia.

De este modo, solo quedan seis sobrevivientes de la catástrofe, ocurrida pocos minutos después de la medianoche del pasado día 21 en una carretera apenas a dos kilómetros de su punto de destino, el aeropuerto de Petrozavodsk, capital de la república rusa de Karelia, fronteriza con Finlandia.

El aparato, perteneciente a la compañía rusa Rusair, había despegado una hora y media antes desde el aeropuerto moscovita de Domódedovo.

Los restos del avión quedaron diseminados sobre la carretera en un radio de decenas de metros.

El accidente aéreo de Petrozavodsk es el más grave ocurrido en el país desde el 10 de abril de 2010, cuando junto a la ciudad de Smolensk se estrelló el avión, un Tu-154, en el que viajaba el presidente polaco Lech Kaczynski y otras 95 personas, sin que hubiera supervivientes.