El presidente Juan Manuel Santos desconoció el sábado la jurisdicción de una corte ecuatoriana que llamó a juicio al director de la policía nacional y a un grupo de oficiales en retiro por la muerte de 24 personas en la zona fronteriza de Angostura en 2008.

"Yo desestimo esa jurisdicción, no la reconocemos", afirmó el mandatario colombiano durante un acto público en la ciudad de Barranquilla, unos 700 kilómetros al norte de Bogotá.

El viernes la Sala Unica de la Corte de Justicia de Sucumbíos, en Ecuador, respaldó el pedido de elevación a juicio de la Fiscalía según la cual "existen presunciones graves y fundadas sobre la existencia de delito y participación de los procesados en calidad de autores del delito (de asesinato)".

Santos dijo que los militares y policías que participaron del asalto a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano sólo "merecen el aplauso, el apoyo y la admiración no solamente del pueblo colombiano, sino del mundo entero"

La decisión judicial ecuatoriana incluye al actual director de la policía nacional, general Oscar Naranjo; el ex jefe de las fuerzas militares de Colombia, general Freddy Padilla; del ejército, general Mario Montoya; de la armada, almirante Guillermo Barrera; y la fuerza aérea, general Jorge Ballesteros. De igual forma fue llamado a juicio el coronel de la policía Camilo Alvarez.

"Lo que puedo decir es que yo fui quien autorizó esa operación con el presidente (Alvaro) Uribe (2002-2010). O sea que si hay algún responsable soy yo", dijo Santos.

La justicia de Ecuador se abstuvo de vincular a Santos --entonces ministro de Defensa-- debido a su inmunidad presidencial.

El 1 de marzo de 2008 un grupo de militares colombianos ingresó sin autorización a suelo ecuatoriano para desmantelar un campamento de las FARC que estaba instalado clandestinamente. En la acción murieron el jefe rebelde Luis Edgar Devia, alias "Raúl Reyes", y otras 23 personas.

Dos días más tarde, Ecuador rompió relaciones con Colombia aduciendo violación de su soberanía, pero los vínculos se restablecieron a fines de 2010.