Gansos e hidrodeslizadores compartían las calles de Minot el viernes por la tarde, cuando las aguas del crecido río Souris alcanzaron su nivel más alto de la historia.

La inundación subió con tanta rapidez que se le podía ver trepando las paredes de las casas en esta ciudad.

El Souris rompió un récord de más de 130 años al mediodía cuando alcanzó 475,04 metros (1.558,52 pies) sobre el nivel de inundación en el Puente Broadway de Minot. Eso fue 2,9 metros (9,5 pies) por encima del nivel de inundación, unos 15 centímetros (medio pie) más alto que el récord fijado en 1881.

Se espera que alcance hasta 2,1 metros (6 ó 7 pies) más el fin de semana, alimentado por fuertes lluvias río arriba y agua liberada de presas en Canadá.

Minot esperaba considerables daños por la inundación, y unos 10.000 residentes — una cuarta parte de la población de la ciudad — recibieron esta semana órdenes de evacuar. Los equipos se centraban ahora en proteger infraestructura importante para evitar una evacuación más extendida.

El Servicio Federal de Fauna y Flora puso cuatro embarcaciones en patrulla el viernes en barrios inundados, listas para responder a llamadas de emergencia.

George Moe, cuya casa estaba a una cuadra del borde de las aguas, regresó brevemente a recoger algunas llaves. Moe, de 63 años, dio que lo único que quedaba en su casa era la cabeza montada de un antílope cazado por su esposa, que falleció hace tres años.

"No soporto ver como todo se va al diablo después de 40 años", dijo. "Pero no hay nada que hacer".

Con la crecida alcanzando sus niveles pico el sábado o el domingo, las autoridades en la cuarta ciudad más grande de Dakota del Norte dijeron que han hecho todo lo posible para proteger infraestructura clave. El alcalde de Minot indicó que los diques han sido elevados lo más posible alrededor de la estación de aguas de desagüe de la ciudad. La municipalidad tenía confianza en que la planta estaba bien protegida.

Las autoridades emitieron el jueves un aviso de evacuación voluntaria para 400 personas en el valle del río, aunque dijeron que los daños en esas casas pudieran limitarse a agua en los sótanos.

En Burlington, un pueblo de 1.000 habitantes unos pocos kilómetros río arriba en la confluencia del Souris y el des Lacs, las autoridades municipales abandonaron toda esperanza. Se espera que unas 320 casas queden destruidas irremediablemente en el pueblo, fundado en 1883.