El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos informó hoy de que una delegación viajará a Yemen el próximo lunes para evaluar la situación de los derechos humanos, después de la represión con la que se acallaron las revueltas populares que pedían la dimisión del dictador Ali Abdulá Saleh.

Entre el 27 de junio y el 6 de julio tres expertos de la ONU recabaran información sobre esta cuestión, para lo que se reunirán con representantes del Gobierno, activistas de los derechos humanos, víctimas de violaciones de estos derechos, líderes religiosos y miembros de la oposición, de la sociedad civil y de otras agencias de las Naciones Unidas.

Este equipo también tratará de reunirse con desplazados internos y de visitar centros de atención médica y centros de detención en varias ciudades del país para asegurarse del trato humano y digno de enfermos y detenidos.

Después de esta evaluación preliminar en el país, que se llevará a cabo con la colaboración del Ministerio de Asuntos Exteriores de Yemen, el equipo elaborará un informe en el que se incluirán recomendaciones a todas las partes interesadas.

Este informe se hará público en el Consejo de los Derechos Humanos, en su próxima sesión de septiembre.