El presidente de México, Felipe Calderón, aceptó reunirse con el poeta que ha hecho marchas y caravanas por la paz en diferentes regiones del país después de que su hijo fuera asesinado por integrantes de una banda delictiva.

La Secretaría de Gobernación (Segob) informó el lunes en un comunicado que se concretó un acuerdo para un encuentro entre Calderón y el poeta Javier Sicilia el jueves, petición que el activista crítico de la administración había lanzado desde hace semanas.

Sicilia demanda en un pacto nacional darle fin a la estrategia de guerra contra el narcotráfico, entre otros puntos. El pacto fue firmado por alrededor de 500 personas en Ciudad Juárez, ciudad fronteriza con El Paso, Texas en donde terminó su caravana de nueve días que recorrió estados desde el centro de México hasta la frontera.

El activista mexicano ha presentado en su movimiento historias de familiares de víctimas de la narco violencia.

Desde diciembre del 2006, cuando el gobierno mexicano lanzó una ofensiva contra los cárteles, más de 35.000 personas han muerto en la violencia relacionada con el narcotráfico.

Después del 28 de marzo, cuando su hijo fue asesinado, Sicilia organizó marchas en Cuernavaca, la ciudad en la que residía, cerca de la capital mexicana.

El último movimiento fue una caravana del 4 al 12 de junio desde Cuernavaca hasta Ciudad Juárez. Sicilia también se reunió con simpatizantes en El Paso, Texas.