Las imágenes de una planta nuclear cerca de Omaha muestran que las aguas de la crecida del río Misurí han subido casi hasta el edificio del reactor.

Pero los reguladores nucleares y la compañía que administra la planta de Fort Calhoun dijeron que no hay causa para preocupaciones inmediatas.

La planta, a 32 kilómetros (20 millas) de Omaha, está rodeada por una enorme barrera de goma y ha estado apagada desde abril. El Distrito de Energía Pública de Omaha dijo que el complejo no será reactivado hasta que amainen las inundaciones.

Y a diferencia de la planta de Fukushima Dai-ichi en Japón, dañada por el terremoto a principios del año, la instalación en Omaha aún tiene poder pleno para alimentar los sistemas de seguridad, incluyendo aquellos usados para enfriar los desechos radiactivos. Además, tiene nueve fuentes adicionales de electricidad.

La planta de Fort Calhoun "está segura y seguirá así durante esta situación de inundaciones", dijo Dave Bannister, principal funcionario nuclear del distrito.

En otra diferencia con el tsunami del 11 de marzo en Japón, las inundaciones en el área el río habían sido pronosticadas durante semanas, por lo que hubo suficiente tiempo de preparación.

Las inundaciones siguen siendo causa de preocupación a lo largo de la cuenca del río a causa de los enormes volúmenes de agua que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército está dejando fluir de sus diques río abajo. Se espera que el río crezca hasta entre 1,5 y 2,1 metros sobre el nivel de crecida en gran parte de Iowa y Nebraska y hasta tres metros en partes de Misurí.

Se espera que el río permanezca crecido al menos hasta agosto a causa de fuertes lluvias en las planicies del norte y grandes volúmenes de nieve en las Montañas Rocosas que se derretirán hacia la cuenca.

En la planta en Omaha, los trabajadores aún pueden entrar al edificio usando pasarelas que se elevan sobre el agua.

El río está crecido aproximadamente medio metro por encima de la elevación de Fort Calhoun, pero el agua es contenida por una serie de barreras protectoras, incluyendo un muro de 2,5 metros en las afueras del edificio del reactor.