La esposa de un activista ciego en China que se encuentra bajo arresto domiciliario declaró el viernes que las autoridades locales golpearon a su esposo hasta dejarlo inconsciente y le negaron tratamiento médico.

Yuan Weijing escribió una carta a mano que fue sacada a escondidas de la vivienda de la pareja, fuertemente resguardada, en la provincia de Shandong, en el centro de China. En la misiva describe que ella y su esposo Chen Guangcheng fueron severamente golpeados el 18 de febrero.

Yuan escribió que Chen se desmayó por la golpiza y que ella pudo haber sufrido fracturas en una costilla y en el hueso del párpado.

La carta fue publicada el jueves en un sitio en internet de China Aid, grupo de derechos humanos con sede en Estados Unidos.

Los llamados al gobierno de Shuanghou y a la oficina del Partido Comunista seguían sin ser respondidos el viernes.