Más de 10.000 personas asistieron hoy a la marcha por la diversidad sexual celebrada en la ciudad mexicana de Guadalajara, informaron fuentes policiales y de protección civil.

Organizaciones No Gubernamentales pro derechos humanos y contra el sida recorrieron las calles para pedir a la sociedad respeto a sus preferencias sexuales.

Rodrigo Rincón, director de la organización Códice, señaló que con esta marcha la comunidad gay le exige al gobernador estatal, Emilio González Márquez, un alto a la homofobia que ha caracterizado a su gobierno.

"Es un mensaje para el gobernador y los alcaldes que no han creado políticas incluyentes sino generado polémicas como la de declarar que le damos asquito", dijo.

Miles de curiosos presenciaron el paso de una veintena de vehículos alegóricos, de hombres que exhibían su musculatura a ritmo de música electrónica y de transexuales que portaban coloridos vestidos.

La fuerte tormenta que interrumpió la marcha a la mitad del recorrido logró dispersar a algunas personas, pero avivó el ambiente entre quienes esperaban a los manifestantes en el centro histórico.

Al grito de "Si se pudo", la marcha llegó unos 30 minutos después a la Plaza de la Liberación, situada al lado de la Catedral y de la sede del gobierno del estado, encabezado por el conservador Partido Acción Nacional.