El gobierno afgano informó que hombres armados mataron el miércoles a nueve personas durante la celebración de una boda al este de Afganistán.

El ataque nocturno sucedió en el remoto distrito de Dur Baba, informó el portavoz de la provincia este de Nangarhar, Ahmad Zia Abdulzai. Agregó que los agresores abrieron fuego en la casa donde miembros de una familia estaban celebrando. También incendiaron la casa y un vehículo que estaba cerca.

Nadie se adjudicó de inmediato la responsabilidad por el ataque.

Abdulzai agregó que el primo del novio es jefe administrativo del distrito de Dur Baba, lo que sugiere que pudo haber sido un ataque insurgente contra la familia por estar aliados con el gobierno. Agregó que las autoridades están investigando.

El administrador distrital, Hamisha Gul, dijo que los insurgentes capturaron brevemente a uno de los invitados, acusándolo de ser espía estadounidense. Gul dijo que no estaba en la celebración pero que habló con los familiares.

Entre los muertos estaba el novio, su padre y uno de sus hermanos, indicó Gul. Agregó que unos 20 hombres se reunieron para celebrar y organizar la ceremonia nupcial, que estaba prevista para el jueves.

Las muertes de civiles han aumentado debido a un incremento de los ataques de insurgentes en años recientes. En el 2010, por lo menos 2.777 civiles murieron en Afganistán, un 15% más con respecto al año previo, según las Naciones Unidas. Se atribuyó el aumento de la violencia a los ataques de insurgentes.

Los talibanes y otros grupos aliados suelen atacar a los funcionarios del gobierno y a todos aquéllos que son vistos en relación con el gobierno afgano o fuerzas internacionales. Los insurgentes han manifestado que no consideran a esta gente como civiles.