La autoridad federal anunció el lunes que amplió el período de detención del magnate mexicano de los juegos de azar y ex alcalde Jorge Hank Rhon, mientras indaga si estaría involucrado en delincuencia organizada tras encontrar en su casa un alijo de armas de alto poder.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó en un comunicado que Hank Rohn, detenido el sábado, permanecerá retenido otras 48 horas mientras un fiscal determina su situación jurídica.

El ex alcalde de la ciudad fronteriza norteña de Tijuana fue capturado junto con 10 personas más, luego de que soldados encontraron en su casa 40 fusiles de asalto, 48 pistolas, además de 9.298 cartuchos, 70 cargadores y una granada de gas.

"La duplicidad del término por 48 horas más, evitará que los indiciados se sustraigan a la acción de la justicia, mientras se deslinda su participación en la comisión del delito de delincuencia organizada, con el que pudieran estar relacionados por el número de personas detenidas en flagrancia y por el tipo de armas que les fueron aseguradas", señaló la PGR.

Hank Rhon, de 55 años, fue trasladado a la capital mexicana.

Las leyes mexicanas establecen que las armas largas son de uso exclusivo de las fuerzas armadas y que se requiere licencia para la compra de otros tipos de armas. Las violaciones pueden ser castigadas con hasta 15 años de prisión.

El vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Alejandro Poiré, rechazó cualquier motivación política detrás de la detención.

"Las prácticas de uso político de la justicia no corresponden a la época actual, ni mucho menos al sentir del gobierno federal", dijo el vocero el lunes a la cadena Televisa.

Poiré negó que se tratase de una "cacería de brujas" y sostuvo que "esas son cosas del pasado y lo que está ocurriendo en México hoy día es un impulso importante por la legalidad que mucha falta nos hacía".

La detención fue un audaz ataque contra Hank Rhon, sobre cuya fortuna pesan desde hace décadas sospechas nunca comprobadas sobre su vínculo con el narcotráfico.

El ex alcalde envió una misiva escrita a mano a funcionarios de derechos humanos diciéndoles que fue despertado en la madrugada del sábado por hombres enmascarados y personal militar quienes irrumpieron en su dormitorio y no le mostraron una orden judicial.