Al menos cinco personas murieron y seis resultaron heridas hoy a causa de la explosión de una bomba en un mercado en Matni, cerca de la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, informó el canal local "Express TV".

Según una fuente policial citada por el canal, el artefacto estaba situado en una parada de autobús y entre la víctimas mortales figura una mujer que probablemente habían acudido a comprar al bazar, frecuentado por habitantes de toda la zona.

Hace menos de dos semanas otro atentado acabó con la vida de seis policías frente a una comisaría de Peshawar, capital de la problemática provincia de Khyber-Pakhtunkwa y muy cercana a la frontera afgana.

Desde la muerte de Osama Bin Laden a manos de fuerzas de elite estadounidenses el 2 de mayo en la ciudad de Abbottabad, cercana a Islamabad, el movimiento talibán ha reivindicado varios atentados de envergadura en venganza por la muerte del líder de Al Qaeda.

En el marco de esa espiral de violencia, el atentado de hoy es el primero que se produce después de que un avión espía estadounidense matara también en Pakistán a otro alto mando de Al Qaeda, Mohammed Ilyas Kashmiri.

Ilyas Kashmiri murió en un bombardeo en la noche del viernes en el área tribal de Waziristán del Sur, en el oeste paquistaní.