Miles de pacifistas israelíes se concentraron hoy en Tel Aviv para exigir al Gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu que dé el "Sí" a un Estado palestino porque es "en interés de Israel".

Según medios locales entre 5.000 y 9.000 personas marcharon desde la emblemática plaza Isaac Rabin, en la que en 1995 fue asesinado el primer ministro que comenzó el proceso de paz de Oslo, hasta la del Museo de Tel Aviv, donde celebran una manifestación bajo el lema de "Bibi dice No, nosotros decimos Sí a un Estado palestino", en alusión al primer ministro israelí.

Organizada por el movimiento Paz Ahora y los partidos de izquierda Meretz y Hadash, en la manifestación también participaron políticos del partido centrista Kadima, y de los bloques pacifistas Gush Shalom e Izquierda Nacional.

"Bibi nos lleva al desastre", es otro de los eslóganes que aparecía en las pancartas, y que hace referencia al actual primer ministro israelí por su apodo.

Algunas de la fotografías del primer ministro iban acompañadas del letrero "Negador de la paz" y "Bibi, reconoce al Estado palestino", en tanto que otras con la foto del presidente estadounidense, Barack Obama, recordaban su eslogan electoral "Yes we Ken (Sí, en hebreo)".

La protesta quiere dar vida a un campo de la paz que desde el comienzo de la segunda de la Intifada palestina en septiembre de 2000 se ha desinflado y perdido la mayor parte de su representación parlamentaria.

Y apoyar la iniciativa palestina de obtener en septiembre el reconocimiento internacional a un estado mediante su inclusión como miembro de pleno derecho en la ONU.

Netanyahu, así como el presidente Barack Obama se oponen a cualquier intento palestino de llevar el caso a la ONU, lo que ha dado alas en las últimas semanas a que varios grupos de intelectuales, empresarios y ex altos mandos militares israelíes pidan públicamente el "Sí" al Estado palestino.

Al comienzo de la protesta varias decenas de derechistas arropados con la bandera israelí se manifestaron en la Plaza Rabin frente a los pacifistas.