El primer ministro yemení, Alí Mohamed al Muyawar, ha sido trasladado a Arabia Saudí, junto a tres responsables más, para recibir tratamiento de la heridas sufridas en el ataque de ayer, informó hoy a Efe una fuente oficial.

Al Muyawar viajó en avión al reino saudí junto al presidente de la Cámara Alta del Parlamento, Yehia al Rai, informó una fuente de alto rango del Gobierno yemení, que pidió el anonimato.

También fueron trasladados el viceprimer ministro para Asuntos de Defensa y de Seguridad, Rashad al Alemi, y el secretario adjunto del gobernante Partido del Congreso General Popular, Sadeq Amin Abu Ras.

Los cuatro resultaron heridos en el atentado de ayer contra el complejo presidencial en Saná, que causó heridas leves en la cabeza al jefe de Estado, Alí Abdalá Saleh.

En ese ataque contra una mezquita en el interior del complejo presidencial, donde se encontraban rezando Saleh y otros responsables del régimen, murieron siete oficiales de los servicios de seguridad.

También resultaron heridos varios altos cargos, aparte de los que fueron traslados la pasada madrugada a Arabia Saudí.

Saleh acusó al líder tribal opositor Sadeq al Ahmar y a sus hermanos de estar detrás del atentado, en una grabación de audio difundida por la televisión estatal.

Al Ahmar negó ayer en un comunicado cualquier implicación en el ataque.

Desde el pasado 23 de mayo, cuando el mandatario rechazó por tercera vez firmar un plan de los países del golfo Pérsico para una transferencia pacífica del poder, las fuerzas gubernamentales se enfrentan en la capital a los milicianos de Al Ahmar, jefe de la tribu Hashed y hombre fuerte de la oposición.

Una fuente cercana a Al Ahmar dijo hoy a Efe por teléfono que diez de sus milicianos murieron ayer y otros 35 resultaron heridos en enfrentamientos contra la policía y la Guardia Republicana en los alrededores de la vivienda de Hamid, hermano menor de Al Ahmar, en el barrio diplomático de Hedda.

Hamid es dirigente de la principal alianza de la oposición yemení, el Encuentro Compartido, y patrocinador de las protestas contra Saleh.

Por otro lado, en Taiz, en el sur, la Guardia Republicana desplegó hoy sus tanques en los alrededores de uno de los palacios presidenciales en esta ciudad, mientras continúan los choques entre policías y hombres armados.

Los enfrentamientos se centraron en las afueras del edificio del Consejo Provincial en el barrio de Al Qahira en pleno centro de Taiz, según pudo constatar Efe.

Además, decenas de hombres armados se han desplegado en torno a la plaza de la Libertad, ocupada el domingo pasado por las fuerzas de seguridad tras desalojar a miles de manifestantes antigubernamentales acampados allí.

Ayer, los choques armados en Taiz causaron la muerte de cuatro policías y de dos hombres armados, mientras que sufrieron heridas 27 agentes y treinta manifestantes y milicianos opositores.