Los abogados acusadores en el caso Fujimori, que terminó en una condena a 25 años de cárcel para el expresidente, señalaron que existen dudas sobre la parcialidad del Tribunal Constitucional (TC), que en estos días analiza un hábeas corpus sobre aquel caso.

El fiscal del caso, Avelino Guillén, y los abogados acusadores Ronald Gamarra y Carlos Rivera, criticaron hoy al TC por haber postergado ayer mismo una vista sobre el hábeas corpus planteado por la defensa de Fujimori argumentando que el clima electoral que vive el país no es el más adecuado.

El próximo domingo se enfrentan en las urnas la candidata Keiko Fujimori, hija del expresidente, y el nacionalista Ollanta Humala, y uno de los temas de la campaña ha sido la supuesta voluntad de la candidata de propiciar la excarcelación de su padre a través de la vía judicial.

Guillén, quien hace poco se retiró del Ministerio Público, criticó que "si se suspende un juicio por el clima electoral", es de temer que "la decisión final vaya a estar vinculada al resultado electoral".

El exmiembro del Ministerio Público no tuvo dudas de que el partido Fuerza 2011, de la candidata Fujimori, "maneja" el Tribunal Constitucional, pero incluso dijo estar convencido de que "el Ejecutivo está interesado en que el proceso se anule".

Si el hábeas corpus que debe estudiar el TC en fecha aún no precisa fuera finalmente admitido, se recusaría a parte de los jueces que confirmaron la condena de Fujimori y habría que repetir el juicio, lo cual -advirtió Rivera- significaría que Fujimori "pasaría de nuevo a condición de procesado, y no de condenado".

Junto a los abogados estuvo presente Gisella Ortiz, representante de las víctimas de La Cantuta, asesinadas en 1992 por el grupo militar encubierto Colina (uno de los casos por los que se condenó a Fujimori), quien mostró su indignación.

Con voz entrecortada, Ortiz se quejó de que "el proceso sea reabierto una y otra vez con objeto de desconocer aquel juicio limpio" y subrayó que "aquí la víctima no es Alberto Fujimori, somos nosotros".

"La Justicia debe resolver pensando en las víctimas, no en el victimario", enfatizó.