Benedicto XVI se reunió hoy con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, con quien coincidió en la necesidad de encontrar una solución "justa y duradera" al conflicto con Israel para que se cumplan las "legítimas aspiraciones" palestinas de un "estado independiente".

El pontífice y Abás hablaron a solas durante 17 minutos en un ambiente de "cordialidad" en la Biblioteca privada del papa, tras lo cual el dirigente de la ANP se reunió con el secretario de Estado ("primer ministro"), el cardenal Tarcisio Bertone, y el "ministro de Exteriores", el arzobispo Dominique Mamberti, informó el Vaticano.

"Durante el cordial coloquio se ha analizado la atormentada situación en Oriente Medio y en particular la necesidad de alcanzar una solución justa y duradera al conflicto israelí-palestino, para asegurar que los derechos de todos sean respetados y se cumplan las legítimas aspiraciones del pueblo palestino a un estado independiente", señaló la Santa Sede en un comunicado.

También se subrayó que los estados israelí y palestino "deben vivir seguros y en paz con sus vecinos, dentro de los confines internacionalmente reconocidos".

"En ese cuadro, con el apoyo de la comunidad internacional y un espíritu de cooperación y de apertura a la reconciliación, Tierra Santa podrá conocer la paz", añadió el comunicado del Vaticano.

Durante los encuentros también se analizó la situación de los cristianos en Palestina -donde en su mayoría los habitantes son árabes- y en la región y se resaltó su contribución a la vida social y a la convivencia entre los pueblos.

El líder palestino llegó al Vaticano con un séquito de nueve personas, entre ellas Saeb Ereket, miembro del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina, y Ziad Al-Bandah, consejero para los asuntos religiosos.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina regaló al Pontífice un icono antiguo con una imagen de la Virgen María en un marco dorado.

Benedicto XVI le correspondió con una medalla en bronce de la plaza de San Pedro y un marco en terracota.

Esta ha sido la quinta vez que se reúnen Benedicto XVI y Abás (Abu Mazen). La primera fue el 3 de diciembre de 2005, cuando el líder palestino invitó al papa a visitar Jerusalén y Belén y le entregó un pasaporte especial emitido por la ANP.

La siguiente reunión fue el 24 de abril de 2007 en el Vaticano. Después volvieron a encontrarse en Belén el 13 de mayo de 2009 durante la estancia del pontífice en Tierra Santa y de nuevo en el Vaticano el 8 de octubre de 2009.