Policías y soldados yemeníes dispararon hoy al aire para dispersar a cientos de manifestantes opositores al presidente del país, Ali Abdalá Saleh, en la ciudad meridional de Taiz, sin que se sepa si se han producido víctimas.

Según pudo constatar Efe, los militares dispararon al aire desde varios vehículos para dispersar a los manifestantes congregados en la calle principal de la localidad.

Tras los disparos, algunos soldados persiguieron y detuvieron a manifestantes que habían intentado huir por las calles adyacentes.

Anoche, hombres armados fieles a las fuerzas opositoras atacaron varios puestos de control, sedes de las fuerzas de seguridad yemeníes y el palacio presidencial.

Además, pasada la medianoche se desataron enfrentamientos entre éstos y agentes de policía, que se prolongaron durante más de una hora. Tampoco se sabe si se registraron víctimas en estos choques.

Taiz, antigua capital del país y principal centro industrial de Yemen, se ha sumado en las últimas semanas a las ciudades que están siendo escenario de manifestaciones de protesta contra el régimen de Saleh.