Corea del Sur reiteró hoy que está abierta al diálogo con Pyongyang, pese a que ayer Corea del Norte rechazó públicamente una supuesta propuesta de diálogo de alto nivel, pero con condiciones, realizada el mes pasado por Seúl durante unos contactos secretos.

Ayer, Corea del Norte afirmó que en conversaciones secretas Corea del Sur propuso celebrar tres cumbres entre el líder norcoreano, Kim Jong-il, y el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, a la vez que exigió que Corea del Norte pidiera perdón por dos incidentes en que murieron surcoreanos, algo que Pyongyang rechazó.

Seúl reconoció hoy dichos contactos, que tuvieron lugar en Pekín el 9 de mayo, pero negó sin embargo que tuvieran la intención de organizar tres cumbres entre este mes de junio y marzo de 2012, como aseguró Corea del Norte a través de la agencia estatal KCNA.

El portavoz del Ministerio de Exteriores surcoreano, Cho Byung-jae, dijo hoy que "las puertas para el diálogo intercoreano continúan abiertas" y pidió a Pyongyang que muestre una actitud "responsable y sincera" hacia su desnuclearización, según la agencia surcoreana Yonhap.

Asimismo, indicó que "el rechazo" del régimen norcoreano a mantener nuevos contactos con Seúl "va contra los deseos de la comunidad internacional y no contribuye a la paz y la estabilidad".

El régimen de Kim Jong-il dijo el lunes que no volverá a mantener contactos con el presidente surcoreano y amenazó con represalias por la "guerra psicológica" del Sur.

Además, hoy el ministro de Unificación surcoreano, Hyun In-taek, reiteró que las relaciones entre las dos Coreas podrán avanzar sólo cuando Pyongyang se disculpe por el hundimiento de la corbeta surcoreana "Cheonan" en marzo de 2010 y por el bombardeo de la isla fronteriza de Yeongpyeong, el pasado noviembre.

Estos dos "actos hostiles", de los que Seúl responsabiliza al régimen de Kim Jong-il, causaron 50 muertos surcoreanos y han frustrado hasta el momento todos los intentos de acercamiento entre las dos Coreas.

Corea del Norte y Corea del Sur se encuentran técnicamente en guerra, ya que el conflicto armado que las enfrentó entre 1950 y 1953 finalizó con un armisticio y no un tratado de paz.