El Movimiento 20 de Febrero, que reivindica las reformas democráticas en Marruecos, acusó hoy a las autoridades de este país de recurrir a la "represión" y a la "propaganda mediática" para frenar las protestas.

Uno de los representantes del movimiento, Muntasir Saji, aseguró que el comportamiento de las autoridades en las manifestaciones ha registrado desde el mes pasado "un giro violento" acompañado de una "propaganda mediática", con el objetivo de distorsionar las demandas del movimiento y aislarlo de la gente.

Durante el pasado mes de mayo, las fuerzas del orden marroquíes dispersaron con violencia las manifestaciones convocadas por el Movimiento 20 de Febrero, un hecho denunciado por la Comisión Europea (CE) y por ONG como Amnistía Internacional.

Saji explicó que "en un principio la estrategia del Estado era lanzar reformas superficiales y presentar respuestas parciales a las demandas del movimiento -formado por jóvenes en la red social Facebook- con el fin de ganar tiempo para neutralizar desde dentro esta iniciativa juvenil".

"Cuando fracasó este plan, las autoridades eligieron la fuerza para parar las protestas", apuntó Saji.

Desde el pasado 20 de febrero, fecha de la primera manifestación nacional para pedir cambios, el rey Mohamed VI anunció una remodelación constitucional, concedió medidas de gracia a 190 reos -entre ellos varios presos políticos- y el Gobierno marroquí aumentó los salarios de los funcionarios.

Por su parte, Najib Chauki, otro representante del movimiento, dijo hoy que "la violencia que utilizaron las autoridades contra los manifestantes durante las protestas del mes pasado demuestra que el Estado no tiene voluntad de cambio".

La semana pasada el Consejo Nacional de Apoyo al Movimiento 20 de Febrero (CNAM20F), formado por un centenar de asociaciones pro reformas, denunció "un giro represivo" de las autoridades contra las manifestaciones juveniles y convocó protestas nacionales el domingo 5 de junio para condenar la violencia policial.