Ratko Mladic, recién entregado a la Justicia internacional para ser juzgado por crímenes de guerra, padece de una forma grave de cáncer del sistema linfático, por lo que difícilmente podrá ser juzgado, aseguró hoy a la prensa su abogado.

"Está enfermo desde hace mucho tiempo", declaró Milos Saljic, letrado del ex general serbobosnio al diario Press.

El abogado explicó que su cliente, arrestado la semana pasada y extraditado el martes al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya, fue operado y sometido a quimioterapia en una clínica de Belgrado en el año 2009.

Según Saljic, el informe médico de esta institución señala que Mladic ya había estado allí bajo tratamiento nueve años antes.

El defensor, que no reveló de qué clínica belgradense se trata, aseguró que su cliente fue operado "por problemas ulcerosos en el estómago debido a un linfoma non-Hodgkin", un tipo de tumor.

Saljic indicó que el acusado del genocidio de Srebrenica "está calvo y tiene la piel enrojecida a causa de la quimioterapia".

Según Saljic, algunos servicios secretos extranjeros sabían que Mladic estaba enfermo y bajo tratamiento en Belgrado y que se negoció "cómo solucionar" el caso del exgeneral, pero que después se perdió toda pista sobre su paradero.

Tanto el Instituto Serbio de Oncología como el Hospital militar de Belgrado, los principales centros de tratamiento de cáncer en Serbia, han negado que Mladic fuese su paciente en 2009.

La judicatura serbia considera que los documentos que el abogado de Mladic asegura posee son falsos y que forman parte de la "estrategia de la defensa".

La familia de Mladic intentó aplazar su extradición a La Haya alegando su mal estado de la salud por un derrame cerebral que sufrió en hace años y varias enfermedades crónicas que padece.

Se espera que mañana, viernes, comparezca por primera vez ante el Tribunal de La Haya.