Representantes de iglesias de todo Brasil y parlamentarios evangélicos y católicos protestaron hoy en la capital brasileña para pedir cambios en el proyecto de ley complementario que prevé la criminalización de la homofobia.

El llamado Movimiento por la Familia convocó este miércoles a la Marcha Cristiana, en la que católicos y evangélicos se unieron también para manifestarse a favor del proyecto legislativo que suspende la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) de reconocer la unión civil de personas del mismo sexo.

Los organizadores de la marcha entregaron un manifiesto con más de un millón de firmas al presidente del Senado, José Sarney, según informaciones de la estatal Agencia Brasil.

El presidente del Frente Parlamentario Evangélico, el diputado opositor Joao Campos, calificó como "inconstitucional" el proyecto que criminaliza la homofobia.

La propuesta fue aprobada por la Cámara de Diputados, pero está en trámite desde 2006 en el Senado.

En la Cámara baja, en tanto, los representantes se expresaron a favor de la propuesta que pretende derogar la decisión de la máxima corte de Justicia de reconocer la unión civil entre homosexuales.

Según el movimiento, el poder Legislativo es el encargado de cambiar las leyes y los principios de matrimonio en la Constitución brasileña establecen que el vínculo de matrimonio sea "entre un hombre y una mujer".

El pastor Silas Malafaia, uno de los organizadores de la marcha, indicó que el movimiento no está en contra de los homosexuales y reconoció sus derechos, pero advirtió que el asunto del reconocimiento de la unión civil entre personas del mismo sexo debió discutirse "democráticamente" entre las partes interesadas.

Malafaia, igualmente, señaló que la criminalización de la homofobia debe pasar por cambios, pues según su interpretación las personas que expresen su pensamiento "filosófico", amparados en la libertad constitucional de expresión, pueden ser encarcelados entre dos y cinco años.

En la marcha participaron entre 40.000 y 50.000 personas, según los cálculos del pastor.