El máximo tribunal penal de Argentina confirmó hoy fallos judiciales que ordenan la extracción compulsiva de muestras genéticas a los hijos adoptivos de la directora de Clarín, Ernestina Herrera de Noble, para determinar si fueron robados a desaparecidos durante la última dictadura militar.

Marcela y Felipe Noble deberán someterse a "la extracción directa, con o sin consentimiento, de mínimas muestras de sangre, saliva, piel, cabello u otras" para exámenes de ADN, ratificó la Cámara de Casación Penal al rechazar un recurso de apelación, señaló el Centro de Información Judicial.

El máximo tribunal penal convalidó así la "medida de prueba" aceptada en instancias judiciales previas a la petición de la asociación humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo en una querella iniciada hace diez años para determinar si ambos jóvenes son hijos robados a desaparecidos durante la dictadura (1976-1983).

Pero resolvió "limitar la comparación de los perfiles de ADN obtenidos de las muestras de Marcela Noble" a las muestras aportadas al archivo nacional de datos genéticos "por parientes de personas detenidas o desaparecidas con certeza hasta el 13 de mayo de 1976".

En el caso de Felipe Noble, dispuso que la comparación se haga con las muestras aportadas "por parientes reclamantes con relación a personas detenidas o desaparecidas con certeza hasta el 7 de julio de 1976".

El dictamen del tribunal no quedará firme hasta que se agote la instancia de recurso extraordinario o de queja ante la Corte Suprema de Justicia, indicaron fuentes judiciales.

En marzo pasado, la Cámara Federal de la ciudad bonaerense de San Martín había rechazado un recurso de Felipe y Marcela Noble contra el fallo de la jueza Sandra Arroyo Salgado que ordenaba la obtención compulsiva de muestras de ADN de los hermanos y su análisis en el Banco Nacional de Datos Genéticos.

Por orden de la magistrada, los domicilios de los hermanos fueron allanados en mayo de 2010 para tomar prendas, cepillos de dientes y cabellos, pero el banco de datos determinó que las muestras no eran válidas para su análisis por presentar varios perfiles genéticos.

Los hermanos Noble, que aseguran que su adopción fue legal, han denunciado sentirse víctimas de una "persecución" y "presas" de los "ataques" del Gobierno de Cristina Fernández, enfrentado con el grupo periodístico Clarín.

Las Abuelas de Plaza de Mayo sostienen que hay sospechas de que ambos jóvenes, que no tienen lazos de sangre entre sí, pueden haber sido hijos de desaparecidos cuyos perfiles genéticos han sido aportados por familiares que buscan a niños apropiados durante la dictadura.

Se calcula que unos 500 bebés fueron robados a sus padres durante la última dictadura militar en Argentina, que causó la desaparición de unas 30.000 personas, aunque un centenar de estos niños ha logrado recuperar su identidad gracias a la gestión de Abuelas de Plaza de Mayo.