El Parlamento de Argentina aprobó hoy un proyecto de ley contra el lavado de dinero, paso clave para evitar que el país suramericano sea sancionado por la falta de adecuación a las normas internacionales vigentes en esta materia.

La iniciativa, que en mayo había recibido ya el visto bueno en la Cámara de Diputados, fue aprobada hoy en el Senado por 61 votos a favor y dos en contra, según confirmaron a Efe fuentes de la Cámara alta.

El proyecto aprobado, enviado al Congreso el año pasado por el Ejecutivo, actualiza el tipo penal vigente hasta ahora al condenar el lavado de activos y la financiación al terrorismo.

La nueva norma adecúa la legislación argentina a las normativas estipuladas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) sobre el blanqueo de capitales.

En abril pasado, el Gobierno de Cristina Fernández había solicitado al Parlamento la pronta aprobación del proyecto para evitar que Argentina fuera incluida por el GAFI, en su reunión en México el próximo 20 de junio, en una lista de países no cooperantes.

En diciembre pasado, el GAFI pidió al Gobierno argentino "acciones concretas" para solucionar las deficiencias del país en materia de prevención y combate contra el lavado de dinero, tras reconocer que había "voluntad política" para hacerlo.

Un informe del GAFI elaborado en 2009 por una misión de expertos de España, Holanda, Francia, Chile y Uruguay que visitó Argentina y publicado el año pasado, señalaba que Argentina incumplía con el 40 % de las recomendaciones del organismo internacional.

El GAFI es un organismo intergubernamental creado por los siete países más industrializados del mundo para combatir el lavado de dinero y la financiación de organizaciones terroristas, y está integrado por 33 naciones.