El ministro de Asuntos Exteriores francés, Alain Juppé, anunció hoy en Ramala su intención de convertir la próxima reunión de donantes de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en París en una conferencia de paz entre israelíes y palestinos.

El titular de la diplomacia francesa, de visita oficial en la región, manifestó en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro palestino, Salam Fayad, su esperanza de que ambas partes regresen a las negociaciones de paz en los próximos meses, informó la agencia de noticias palestina "Wafa".

La intención de París sería organizar el evento a finales de este mes o principios de julio.

El ministro presentó al presidente palestino, Mahmud Abás, el pasado miércoles en Roma un plan de paz basado en los principios apoyados por el presidente estadounidense, Barack Obama, de iniciar las negociaciones para un Estado palestino con base en las fronteras de 1967 con intercambios territoriales acordados entre las partes.

La pretensión es iniciar el diálogo debatiendo las fronteras y seguridad y, durante el próximo año, determinar cómo se solucionarán otras cuestiones clave del conflicto, como los problemas del futuro de Jerusalén y del derecho de retorno de los refugiados palestinos.

Fayad, por su parte, señaló que la próxima conferencia de donantes de ANP prevista en París para finales de este mes podría agrandar su cometido e incluir asuntos políticos.

La conferencia, afirmó, "puede tener también una muy clara dimensión política, que debe dirigirse a acabar la ocupación"

El encuentro en París tiene como objeto reunir a la comunidad de donantes de la ANP para repartir responsabilidades con el fin de financiar su plan de desarrollo para los próximos 2011 a 2013

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha rechazado tajantemente basar las discusiones de las fronteras del futuro Estado palestino en las divisorias de 1967, previas a la Guerra de los Seis Días, al considerar que esas líneas harían "indefendible" Israel y que, además, no responden a los cambios demográficos desde entonces.

La ANP ha anunciado que pedirá el próximo septiembre su admisión como Estado miembro de pleno derecho a la Asamblea General de la ONU, ante el estancamiento del proceso de paz impulsado por Washington y estancado desde el pasado mes de septiembre.