El Congreso colombiano aprobó hoy una histórica ley de reparación de víctimas y restitución de tierras a afectados por el conflicto interno y ahora pasará a sanción del presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

En la conciliación del Senado, la iniciativa tuvo 62 votos a favor y 3 en contra, mientras que en la Cámara, 93 parlamentarios votaron por el si y 3 por el no.

El coordinador ponente de la ley, Juan Fernando Cristo, señaló a periodistas que "esta es la ley más importante que ha aprobado el Congreso de la República desde hace muchas décadas".

Consideró "que es comienzo de una nueva etapa de la historia de este país. El comienzo de la etapa en el cual son las víctimas las que tienen la palabra y no los victimarios".

Cristo señaló que la Ley es un mensaje de paz, de solidaridad con cuatro millones de víctimas que han sufrido los rigores de la violencia.

El Coordinador Residente y Humanitario del Sistema de Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD en Colombia, Bruno Moro, dijo que este 1 de junio "será recordado como un día histórico para el país: después de un largo proceso de debate, el Congreso de la República aprobó a Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras".

Consideró, sin embargo, que la iniciativa no es "una ley perfecta", aunque señaló que "hay márgenes en fase de implementación para garantizar una adaptación a las necesidades, intereses y derechos de las víctimas".

Resaltó el trabajo de los congresistas colombianos que la aprobaron y el "decidido apoyo" del Presidente de la República (Juan Manuel Santos), que en su opinión, "ha sido fundamental", así como del Vicepresidente (Angelino Garzón), de los Ministros del Interior y Justicia (Germán Vargas Lleras) y de Agricultura (Juan Camilo Restrepo).

Moro hizo un llamado a que pese a lo significativo del momento no se puede "olvidar que siguen las amenazas y los asesinatos de líderes y liderezas de víctimas que luchan por su tierra y sus derechos".

Por su parte, el senador Roy Barreras, también ponente del proyecto, dijo que "ahora se van a reparar y a reconocer a 4 millones de colombianos que han sido víctimas de los grupos violentos en los últimos 25 años y la Nación reconoce a las víctimas y su dolor como un primer paso hacia la paz, situación que no se ha hecho en ninguna parte del mundo".

El presidente de Senado, Armando Benedetti, consideró que esa aprobación hace de este día una fecha "histórica" y explicó que se entrega "una caja de herramientas para el país", y destacó, además, como "en menos de 20 días" se ha evacuado "el 90 por ciento de la agenda legislativa de este período".

La Ley admite la existencia del conflicto armado interno y no reconoce el estatus de beligerancia a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) ni a ningún grupo armado ilegal.

El presidente Santos planea firmar la iniciativa la próxima semana, en coincidencia con la visita al país del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.