El presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, y las autoridades municipales de algunas de las ciudades más pobladas del mundo coincidieron hoy en destacar la relevancia de las políticas y agentes urbanos para combatir el cambio climático.

"Las ciudades son el futuro del cambio climático", dijo el jefe del BM en la apertura de la cuarta Cumbre Mundial de Grandes Ciudades (C40) que desde hoy se celebra en Sao Paulo.

El presidente del organismo multilateral oficializó la firma de un memorándum de entendimiento con la cúpula del C40 para facilitar canales de financiación a las iniciativas municipales basadas en garantizar un crecimiento sostenible.

Zoellick instó a "convenir, conectar, crear y personalizar el conocimiento" para lograr poner en práctica políticas que aboguen por el medio ambiente a nivel municipal, al tiempo que defendió ofrecer "una nueva esperanza a los ciudadanos de todo el mundo".

Mientras, el presidente de la red C40, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dijo que las grandes ciudades son "el imán para inmigrantes de todo el mundo" y añadió que es necesario "darse prisa" en responder "las urgencias de los desafíos".

"Tenemos que responder a la llamada", dijo Bloomberg, quien enumeró el clima, la congestión y la responsabilidad medioambiental como algunos de los aspectos que merecen acción política.

Asimismo, citó a su predecesor al frente del C40, el exalcalde de Toronto (Canadá) David Miller, al declarar que "las naciones hablan, las ciudades actúan", para ilustrar la relevancia de los Gobiernos municipales en la lucha contra el calentamiento global.

Por su parte, Gilberto Kassab, alcalde de Sao Paulo, la ciudad más populosa de suramérica, recordó que, según los cálculos de la ONU, el 60 por ciento de la población mundial será urbana en 2030 por lo que pidió unión para aprobar medidas efectivas.

"Con diálogo y cooperación podemos crear acciones", dijo Kassab, quien agregó que "no hay tiempo que perder" para dar respuesta a cuestiones como la gestión de los residuos urbanos, la contaminación, las deficiencias del transporte y los problemas sociales.

También intervino el expresidente estadounidense Bill Clinton, quien lidera la Clinton Climate Initiative (CCI), organismo vinculado a la red del C40.

El exmandatario dijo que "construir un futuro sostenible es el único camino posible" y aseguró que la inversión en proyectos dirigidos a esa finalidad es "buena economía".

El C40 se celebra cada dos años y tiene el propósito de incentivar la cooperación internacional entre grandes ciudades para promover acciones respetuosas con el medio ambiente.