El Nobel de Literatura 2010 Mario Vargas Llosa acusó al diario El Comercio de servir como "máquina propagandística de la candidatura (presidencial) de Keiko Fujimori", señalamiento que la publicación refutó el miércoles tildando de mentiroso al galardonado escritor.

Vargas Llosa envió en la víspera desde Madrid una carta dirigida al director de El Comercio comunicándole que pidió al diario español El País que no envíe sus columnas "Piedra de toque" al diario limeño El Comercio.

"El periódico se ha convertido en una máquina propagandística de la candidatura de Keiko Fujimori, que en su afán de impedir por todos los medios la victoria de Ollanta Humala, viola a diario las más elementales nociones de la objetividad y de la ética periodísticas", argumentó el escritor en su misiva.

El director de El Comercio, Francisco Miró Quesada Rada, respondió el miércoles a Vargas Llosa en las páginas del diario calificando de "malintencionados infundios" las acusaciones.

"En el actual contexto político, crispado y polarizado, resulta inoportuno y penoso que los intereses políticos y la coyuntura hayan desembocado en una carta cargada de mentiras", dijo Miró Quesada.

"Jamás las discrepancias políticas, como lo pueden atestiguar nuestros lectores, han afectado ni afectarán nuestro compromiso con la independencia, la veracidad y la pluralidad", agregó.

Vargas Llosa ha considerado desde la primera vuelta presidencial del 10 de abril que si la hija del ex presidente Alberto Fujimori alcanza la presidencia, significaría reivindicar una de las dictaduras "más crueles" que ha tenido Perú.

Hace dos semanas, el escritor expresó su apoyo al ex militar izquierdista Humala y ha exhortado a los peruanos a votar por él para "evitarnos el escarnio de una nueva dictadura".

Los sectores conservadores rechazan a Humala y lo vinculan con el presidente de Venezuela Hugo Chávez. Temen que revierta el crecimiento económico logrado por Perú en la última década.

Pero también la cobertura que El Comercio ha hecho de la campaña electoral es criticada por sectores que consideran que expresa abierto apoyo a Keiko Fujimori, mientras cuestiona y ataca a Humala.