Un fiscal colombiano confirmó el llamamiento a juicio al general en retiro Miguel Maza Márquez, antiguo director de la central de inteligencia del Estado, acusado por el magnicidio en 1989 del candidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento, anunciaron hoy fuentes judiciales en Bogotá.

La decisión la adoptó un fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Bogotá, que acogió en segunda instancia una "resolución de acusación" previa contra Maza proferida por uno de sus colegas.

Maza había sido acusado de manera formal el pasado 25 de noviembre por un investigador de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Fiscalía General.

El fiscal humanitario lo llamó a juicio por "coautoría de homicidio agravado con fines terroristas y tentativa de homicidio con fines terroristas", que se derivaron del magnicidio de Galán, crimen declarado de lesa humanidad hace dos años para evitar que prescribiera.

La decisión fue apelada por Maza, con lo que el caso quedó en manos de un fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Bogotá.

En un comunicado, la Fiscalía General explicó que este delegado confirmó la resolución de acusación a Maza.

"El fiscal de segunda instancia también confirmó que el delito es de lesa humanidad y negó la nulidad solicitada por la defensa, ya que el punible no guarda relación con el fuero" del general en retiro, agregó la entidad judicial.

Maza dirigió el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de 1985 a 1991 y fue detenido en agosto de 2009 tras haber sido procesado por su posible implicación en la muerte del político, que lideraba el antiguo movimiento Nuevo Liberalismo (NL).

Galán fue asesinado el 18 de agosto de 1989 cuando encabezaba un mitin en Soacha, populosa población vecina a Bogotá, para promover su aspiración a la Presidencia en los comicios de 1990.

El homicidio del político, que se perfilaba como el más seguro sucesor del entonces gobernante Virgilio Barco (1996-1990), fue atribuido a una alianza del cártel de Medellín, dirigido por el desaparecido capo Pablo Escobar, con algunos sectores políticos y agentes estatales.

Maza fue vinculado con el proceso judicial del magnicidio por declaraciones de algunos miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización paramilitar que se disolvió a mediados de 2006, dentro de un proceso de paz con el Gobierno.