El expresidente colombiano Ernesto Samper (1994-1998) sostuvo hoy que ve preocupante la condena de un alto tribunal al Estado por la toma guerrillera de una base militar en el sur del país en agosto de 1996, con el argumento de que hubo omisiones y falta de prevención.

"Me preocupa que con esto se siente un precedente para que cualquier tipo de operación militar pueda ser sometida a un escrutinio o debate", dijo a las emisoras Caracol Radio y La FM Samper, quien era presidente en la época de la toma de la base militar de Las Delicias, ubicada en el departamento del Putumayo (sur).

En esa toma, en los últimos dos días de agosto de 1996, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mataron a una treintena de militares, hirieron a 17 y secuestraron a 60, liberados luego gracias a un canje humanitario propiciado por Samper.

El Consejo de Estado, la máxima instancia jurídico-administrativa de Colombia, determinó en un fallo conocido este lunes condenar al Estado a pagar una indemnización de 1.680 millones de pesos (unos 924.000 dólares) a familiares de varias de las víctimas porque, a su juicio, hubo fallas y omisiones que facilitaron la toma.

Según ese fallo, no se brindó ayuda ni apoyo a la base de Las Delicias cuando ya se conocía que estaba siendo atacada por las FARC y, además, los militares que la custodiaban no estaban suficientemente preparados.

Asimismo, el Consejo de Estado dictaminó que la ubicación de la base militar no fue estudiada estratégicamente ni se valoraron adecuadamente las vías de escape y penetración, lo que facilitó la incursión guerrillera.

Sin embargo, Samper anotó hoy que, "por muy preparados que hubieran estado" los alrededor de 100 militares que se encontraban en la base en el momento de la toma, "era difícil resistir" el ataque de entre 600 y 800 guerrilleros.

También señaló que "no hubo manera de concretar" un apoyo aéreo para defender la base "porque las condiciones climáticas no lo permitieron".

El fallo afirma "literalmente" que "el Estado creó la situación de riesgo, por la existencia de la base militar de Las Delicias (...) Es peligroso que aceptemos que la sola presencia de la base militar es una situación de riesgo", advirtió el exmandatario.

Mientras, por parte del Gobierno solo se ha pronunciado hasta ahora sobre la condena del Consejo de Estado el ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras, quien también la calificó de "preocupante".

Tras la toma de Las Delicias, las FARC realizaron ataques a otras bases como el de diciembre de 1997 contra la del cerro Patascoy, en Nariño (sur), donde asesinaron a 10 militares y secuestraron a otros 18, y en marzo de 1998 contra la de El Billar, en el Caquetá (sur), donde mataron a 65 y se llevaron de rehenes a 43.