El peronismo se impuso en las elecciones a gobernador en la provincia norteña de La Rioja y en la patagónica de Chubut, lo que favorecería a la presidenta Cristina Fernández de cara a las elecciones generales del 23 de octubre.

El gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, obtuvo su reelección en los comicios del domingo con el 67,2% de los votos, superando de forma holgada al radical Julio Martínez. El gobernador riojano respalda a la mandataria peronista, quien aún no ha anunciado si se presentará a la reelección, aunque su entorno lo da por hecho.

Beder Herrera contó con el apoyo del ex presidente Carlos Menem (1989-1999), senador nacional por La Rioja y quien, de ser un opositor de Fernández, pasó a anunciar días atrás su eventual voto para la mandataria, quien está en un cómodo primer lugar en las encuestas.

Fernández "es la que está más capacitada para ejercer la presidencia", señaló Menem, quien pretende renovar su escaño en el Senado en las elecciones de octubre y contaría con el apoyo de Beder Herrera para lograrlo.

En cuanto a Chubut, el candidato peronista que responde al gobierno nacional, Carlos Eliceche, perdió por apenas 384 votos frente a Martín Buzzi, delfín del gobernador del peronismo disidente Mario Das Neves pero quien según sus allegados políticos podría encolumnarse finalmente con la mandataria. Ello obedece a la crisis interna que sufre el peronismo opositor.

El propio vicegobernador electo, Gustavo McCarthy, insinuó a medios de prensa la posibilidad del acercamiento de Buzzi al gobierno de Fernández. Sin embargo, el gobernador Das Neves ha subrayado sus diferencias con la administración nacional.

En esta provincia sureña se celebraron elecciones complementarias en seis mesas electorales debido a las irregularidades que se detectaron en la primera votación realizada en marzo. Buzzi asumirá el cargo como gobernador en diciembre.