Al menos cinco personas murieron y un número indeterminado resultaron heridas en tres explosiones simultáneas en un cuartel de la ciudad de Bauchi, en el norte de Nigeria, informó hoy el comisario de la Policía estatal, Mohammed Indabawa.

No obstante, los medios nigerianos aseguran que el número de muertos, entre los que se encontraban algunos soldados, podría elevarse a veinte.

El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias, Yushau Shuaib, confirmó las explosiones, aunque no ofreció cifras de fallecidos.

Por el momento, ningún grupo ha asumido la responsabilidad del atentado, que ocurrió poco después de que el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, tomara posesión del cargo en la capital del país, Abuya.

Nigeria, el país más poblado de África, con 150 millones de habitantes, está dividido prácticamente por la mitad entre un norte musulmán y un sur cristiano y sufre fuertes tensiones de tipo político, religioso, social y étnico.

Según distintas fuentes, alrededor de 15.000 personas han muerto debido a la violencia en el país desde que finalizaron los regímenes militares, en 1999.