Más de 700 toneladas de peces han muerto en un lago en Filipinas debido a un aumento de la temperatura del agua provocada por la actividad del volcán Taal, informaron hoy fuentes oficiales.

Según la Oficina de Pesca y Recursos Acuáticos, desde el viernes los peces han aparecido flotando en cinco poblaciones situadas a orillas del lago Taal que rodea el volcán del mismo nombre, situado en la provincia de Batangas, a unos 40 kilómetros al sur de Manila.

La actividad en el Taal aumentó en abril y desde entonces el Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas (Philvocs) mantiene declarada la alerta 2 sobre una escala de 5, que indica la aparición de magma en la superficie.

Las autoridades han prohibido la presencia humana en la isla volcánica por el peligro de erupción y los gases tóxicos.

Miles de turistas visitan cada año el Taal y algunos recorren la caminata que hay hasta la cumbre de 400 metros para ver el lago y las fumarolas que se forman.

El volcán, que mató a 1.300 personas en 1911 y a 200 en 1965, forma parte de una cadena volcánica que se extiende por la región occidental de la isla de Luzón.