Una embarcación que se encontraba a la deriva en aguas maltesas con 210 refugiados provenientes de Libia, fue auxiliada hoy por patrullas de la Guardia Costera italiana a pesar de encontrarse fuera de su jurisdicción, informaron a Efe fuentes de dicha institución.

La barcaza, en la que viajaban hombres, mujeres y niños, se encontraba en el Canal de Sicilia a 50 millas al sur de la isla italiana de Lampedusa, que se ha convertido en la puerta de entrada de los inmigrantes del norte de África a Europa.

Las autoridades de Malta enviaron una petición de rescate a las italianas que se aprestaron a auxiliarlos y a trasladarlos a Lampedusa.

Los refugiados de hoy vienen a sumarse a las 1.856 rescatadas ayer y provenientes en su mayoría de Libia con lo que la isla de Lampedusa acoge ya a más de 2.000 inmigrantes.

Los de ayer llegaron entre barcazas con 347, 400 y 609 refugiados procedentes de Libia que fueron socorridas por lanchas patrulleras de la Guardia Costera y de la Guardia de Finanzas.

Se trata del séptimo desembarco en pocas horas que se registra en las costas italianas de personas procedentes del norte de África, que suman un total de 2.006 refugiados provenientes en su mayoría de Libia, a excepción de una pequeña embarcación salida de Túnez.

Las últimas llegadas de las que se tenía constancia se produjeron el 19 de mayo, cuando 500 inmigrantes que viajaban en una embarcación procedente de Libia alcanzaron las costas de la isla.