Al menos seis personas murieron y otras cuatro resultaron heridas en un enfrentamiento armado hoy entre bandas rivales de narcotraficantes en una favela de la zona norte de la ciudad brasileña de Río de Janeiro, informaron fuentes oficiales.

El conflicto se extendió por varias horas en la mañana de este domingo cuando un grupo de al menos once pistoleros armados con fusiles intentó invadir la favela Para Pedro para apoderarse de los puntos de ventas de drogas de los narcotraficantes rivales.

La banda que controla el comercio de drogas en la barriada pobre reaccionó al intento de invasión y dio inicio a un tiroteo, que provocó pánico en una amplia región de la segunda mayor ciudad brasileña.

La Policía aún no ha identificado a las víctimas, entre las que habría narcotraficantes, pero informó que uno de los heridos es una anciana que fue alcanzada por una bala perdida y que fue conducida a un hospital en el vecino barrio de Colegio.

El tiroteo apenas terminó a comienzos de la tarde de hoy cuando decenas de agentes del Grupo de Acciones Tácticas de la Policía Militarizada de Río de Janeiro ocuparon los principales accesos de la barriada pobre.

Algunas de las víctimas murieron en el enfrentamiento que se produjo con la llegada de la Policía a la favela.

Las autoridades informaron que junto a los cuerpos de los pistoleros que se resistieron a la acción policial y murieron en el operativo fueron encontrados radios de comunicaciones, un fusil, tres pistolas, una granada y mil envoltorios con cocaína.

Los uniformados detuvieron igualmente a cuatro personas que intentaron huir de la favela en el momento de la llegada de la Policía y que portaban envoltorios con cocaína entre sus pertenencias.

Los recurrentes enfrentamientos entre bandas rivales de narcotraficantes y entre los delincuentes y grupo parapoliciales y la Policía por el control de las principales favelas han convertido a Río de Janeiro en una de las ciudades más violentas de Brasil.

El número de incidentes, sin embargo, ha disminuido desde que el gobierno regional puso en marcha una política para instalar puestos permanentes de Policía en las favelas más violentas y ha conseguido la "pacificación" de numerosas barriadas, entre ellas las que integran el conjunto conocido como Complexo do Alemao, que era un bastión de los criminales y fue ocupado con la ayuda del Ejército.

El gobierno de Río de Janeiro se propone instalar sus puestos permanentes de Policía en todas las favelas antes de los Juegos Olímpicos que la ciudad organizará en 2016.