El Gobierno de Sebastián Piñera arremetió hoy contra la expresidenta Michelle Bachelet, a quien acusó de guardar silencio respecto a la aprobación del megaproyecto HidroAysén y no reconocer que durante su mandato lo respaldó.

"¿Dónde está la líder que estuvo al frente del Gobierno cuyos principales ministros apoyaron explícitamente este proyecto?", se preguntó hoy la ministra portavoz del Ejecutivo, Ena von Baer, al salir al paso de la polémica que ha generado la futura construcción de cinco represas en la Patagonia chilena.

"La Concertación (opositora) no salió a defender el medio ambiente, sino a su último patrimonio, la expresidenta Bachelet, cuyo silencio en materia de Hidroaysén ya nadie comprende", dijo la ministra en una conversación con los periodistas.

En opinión de Von Baer "los exministros de Bachelet han intentado borrar sus pecados en materia medioambiental, desconociendo su postura frente a Hidroaysén", un proyecto que impulsa Endesa Chile, filial de Endesa España y la chilena Colbún.

En esta línea, la ministra agregó que los chilenos saben que durante los gobiernos de la Concertación "se carbonizó la matriz energética y que tratar de vender una pomada a los ciudadanos es insostenible".

En tanto, la ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, desestimó este viernes la veracidad de los dichos de su antecesora, Ana Lya Uriarte, quien este miércoles aseguró que HidroAysén "estaba reprobado al finalizar el Gobierno de Michelle Bachelet".

Benítez incluso ironizó con las aclaraciones que han surgido de exministros como Sergio Bitar (Obras Públicas) y Edmundo Pérez Yoma (Interior), que indicaron que su apoyo a HidroAysén en el pasado fue a título personal y no representaba la opinión del Ejecutivo.

"Quien mucho explica se complica. Yo no quiero calificar posturas, pero me parece súper curioso ver a la Concertación ahora 'tan verde', cuando se aprobaron en la administración anterior más de 42 centrales a carbón", sentenció.

El ministro de Minería y Energía, Laurence Golborne, respaldó los dichos de su colega de Medioambiente, respecto de que el Gobierno anterior tuvo las instancias para detener el proyecto HidroAysén.

"Existen las facultades en la normativa medioambiental para detener un proyecto en distintos momentos", dijo Golborne y añadió que "no se puede decir que la manifestación de observaciones significa una intención de rechazo. El rechazo se materializa directamente con la no aceptación", apostilló.

Desde la otra esquina, el senador del opositor Partido por la Democracia, Ricardo Lagos Weber, llamó este viernes a la administración de Piñera a asumir que fueron sus funcionarios los que aprobaron la iniciativa energética HidroAysén.

Lagos Weber, quien fue ministro portavoz del Gobierno de la expresidenta Bachelet, rechazó que se plantee el tema como heredado y advirtió que "nadie gobierna mirando para atrás".

"Es un clásico de este gobierno que para gobernar siempre dice: este es un problema heredado y tiende a acusar y mirar para atrás. Si de problemas heredados se trata, los que heredamos nosotros en 1990 (17 años de dictadura) nos han dado trabajo hasta el día de hoy," sostuvo el parlamentario.

En tanto, el presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, en su calidad de exministro del Trabajo, junto a las exministras Ana Lya Uriarte, Claudia Serrano, Soledad Barría, Paula Quintana, Clarisa Hardy y Carmen Andrade, rechazaron los cuestionamientos del oficialismo.

En esa línea, hicieron un emplazamiento a La Moneda a explicar de qué manera el escenario cambió a tal punto de que el proyecto pasara de estar definido como "inviable" a pasar a ser "calificado ambientalmente".

En tanto, el obispo católico de Aysén, Luis Infanti, dijo hoy que pesó más la presión del poder económico sobre el político que la opinión de la ciudadanía.

"Nadie niega que el país necesita energía para su desarrollo, pero hay que ver qué entendemos por costo, porque las energías contaminantes tienen un costo que se relaciona con la salud de las personas", añadió en declaraciones a Radio Cooperativa.

El megaproyecto HidroAysén, ideado en 2006, supondrá una inversión de 3.200 millones de dólares, la inundación de 4.010 hectáreas en la Patagonia chilena, en un área de gran valor ecológico, y la generación de una media anual de 18.430 gigavatios por hora.