El Gobierno de Arizona entabló hoy una demanda contra el Departamento de Justicia para determinar la legalidad de una ley aprobada en el estado en noviembre pasado sobre el uso médico de la marihuana, informaron las autoridades.

El fiscal general de Arizona, Tom Horne, presentó la demanda a nombre del estado y de la gobernadora republicana Jan Brewer, quien ya había adelantado su intención de iniciar el litigio el martes pasado.

Horne precisó que el Gobierno de Arizona quiere una guía "clara" del Gobierno federal sobre la legalidad de la ley y si puede o no aplicarse en el estado.

Así, la demanda pide que un tribunal federal determine si el cumplimiento de la ley aprobada por los votantes en noviembre de 2010 garantiza protecciones contra cualquier acción judicial del Gobierno federal o si las leyes federales prohíben la puesta en marcha de la medida estatal.

La ley elimina la penalización por la posesión, distribución y consumo de la marihuana para fines médicos y bajo determinadas circunstancias.

El Gobierno federal prohíbe el uso terapéutico de la marihuana, pero varios estados han aprobado medidas con el objetivo de ayudar a pacientes con enfermedades crónicas y que usan la droga para aliviar sus síntomas.

La demanda surgió a raíz de una carta enviada a las autoridades de salud estatales el pasado día 2 por el fiscal Dennis Burke, en la que dejaba en claro que la marihuana es penalizada bajo la ley federal y que individuos o grupos que la vendan o consuman podrían afrontar un proceso judicial.

En declaraciones al diario Arizona Republic, Burke dijo que si bien el Gobierno federal no tiene intención de procesar a quienes hacen cumplir la ley estatal pero "al mismo tiempo, tampoco pueden crearse la idea de que tienen inmunidad, amnistía o un refugio seguro".

Desde el pasado 14 de abril, el Gobierno de Arizona ha aprobado alrededor de 3.700 solicitudes de pacientes para el consumo de marihuana para fines médicos, de las cuales 2.694 son de pacientes que piden permiso para el cultivo de hasta 12 plantas de marihuana cada uno.

Brewer ha suspendido un programa para establecer sitios autorizados para la venta de marihuana para uso médico hasta que se resuelva la demanda presentada hoy por su Gobierno.