El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy el ataque en el que seis "cascos azules" italianos resultaron heridos en un atentado contra un vehículo de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (FINUL).

Ban condenó ese ataque, al tiempo que señaló que "es todavía más deplorable" por ocurrir cuando se conmemora el día internacional de las fuerzas de paz de Naciones Unidas.

El secretario general de la ONU señaló, en un comunicado, que todavía se está a la espera de conocer más detalles sobre ese atentado y mandó un mensaje de apoyo a los "cascos azules" italianos, al igual que a sus familias, al pueblo y al Gobierno del país europeo.

Según las autoridades italianas, seis soldados resultaron heridos en un atentado contra un vehículo de la FINUL, y dos de ellos se encuentran en estado grave.

El atentado tuvo lugar en la autopista que une Beirut con Sidón, situada a 40 kilómetros de la capital, al paso de una columna de cuatro vehículos de la misión de la ONU en Líbano.

"La ONU va a trabajar junto a las autoridades libanesas para que haya una investigación completa y rápida sobre ese atentado y para llevar a sus responsables ante la justicia", indicó el máximo responsable del organismo internacional.

"Las operaciones de paz son peligrosas y difíciles. Rindo tributo a los más de 120.000 militares, policías y civiles que trabajan en todo el mundo bajo la bandera azul por la paz", agregó.