El Senado boliviano, dominado por el partido del presidente Evo Morales, aprobó hoy una reforma parcial de la ley electoral que los medios y la oposición critican, pues no se eliminaron todos los artículos que mantienen la censura al trabajo de la prensa en la elección de los máximos magistrados del país.

El documento, aprobado tal cual lo envió la Cámara de Diputados, elimina las restricciones para que los candidatos emitan opiniones y den entrevistas y a los medios para que opinen sobre los aspirantes, pero mantiene una prohibición que impide a la prensa "generar espacios de opinión", lo cual critica el sector.

Las organizaciones de periodistas y de medios han rechazado también la decisión del oficialismo de que el Tribunal Supremo Electoral sea el que decida cómo y cuándo se realizarán las entrevistas a los postulantes.

En declaraciones a Efe, el senador opositor Roger Pinto afirmó que "se está engañando al pueblo" con la elección, ya que, a su juicio, el oficialismo impondrá su mayoría en el Parlamento para preseleccionar a candidatos afines al partido de Morales, el Movimiento Al Socialismo (MAS).

"Nosotros hemos planteado que sean organismos independientes los que hagan una calificación para elegir a las mejores personas. Pero ellos (el oficialismo) no quieren ninguna calificación, ellos van a decidir entre acólitos del partido de Gobierno", sostuvo.

El senador oficialista Eduardo Maldonado dijo a los medios que el Legislativo garantizará "un proceso de preselección transparente con una votación libre" de todos los parlamentarios.

También pidió al órgano electoral que convoque "urgentemente a escenarios de concertación y coordinación con los medios de comunicación para que el proceso de difusión de méritos sea el más adecuado".

La polémica ley, que será promulgada en las próximas horas por el presidente, regulará el proceso para elegir el 16 de octubre a 56 magistrados de los máximos tribunales de justicia, entre ellos el Supremo y el Constitucional.