La nueva residencia del ex director gerente del FMI Dominique Strauss-Kahn, que cumple arresto domiciliario por estar acusado de abuso sexual e intento de violación, es una casa de 14 millones de dólares y con un alquiler de más de 50.000 dólares al mes en el barrio neoyorquino de TriBeCa.

Los diarios estadounidenses The New York Post y The Daily News se hicieron hoy eco del lujo de la nueva vivienda a la que fue trasladado este miércoles el político y economista socialista francés.

"Después de ser rechazado en el Upper East (barrio exclusivo de Manhattan), se bajó al centro de la ciudad, pero ayer, el paria parisino Dominique Strauss-Kahn aterrizó entre almohadones en el encopetado ("posh") TriBeCa", dice hoy el New York Post

Strauss-Khan está acusado de siete delitos relacionados con abusos sexuales contra una mujer guineana de 32 años que trabaja como empleada de la limpieza en un hotel de lujo en Nueva York donde él se alojó. Si es declarado culpable, tendrá que pasar el resto de su vida en la cárcel.

En su nueva casa, DSK esperará el inicio del juicio. La próxima vista está fijada para el 6 de junio.

Los diarios neoyorquinos recuerdan que DSK hace apenas una semana estaba alojado en la famosa prisión de Rikers Island, escenario de numerosas películas y series de televisión y también "albergue" de conocidos delincuentes, donde ocupaba una celda de apenas 12 metros cuadrados.

Ahora su nueva vivienda "tiene gimnasio, spa, bar" y un espacio de 630 metros cuadrados con todas las comodidades propias de ese tipo de residencias, "a pocos pasos del restaurante japonés que tiene Robert De Niro", dicen los diarios.

Tras salir de la cárcel de Rikers, el exministro francés de Industria y Economía ha pasado cinco días en un apartamento del sur de Manhattan, cerca de la "zona cero", bajo custodia armada, llevando una pulsera electrónica y bajo vigilancia las 24 horas del día por una empresa de seguridad autorizada por la justicia neoyorquina.

Los gastos que conlleva su arresto domiciliario se han evaluado en torno a 200.000 dólares al mes, que son costeados por su tercera esposa, la millonaria periodista franco-estadounidense Anne Sinclair, también de 62 años.

Según diversos medios estadounidenses el tren de vida que lleva el detenido Strauss-Kahn, más el pago de honorarios de abogados y otros, le están saliendo a su esposa por medio millón de dólares mensuales.

Cuando abandonó el martes el apartamento custodiado de la "zona cero", como se conoce el lugar de los atentados del 11 de septiembre de 2001, DSK "llevaba un traje oscuro sin corbata, y echó una sonrisita irónica a los mirones. No iba esposado", señala el Post.

Cuando llegó a su nueva vivienda, una mujer "le gritó cerdo y él la miró con desprecio", agrega.

Según ese diario, la casa que ocupa DSK tiene la renta mensual más alta de un barrio muy a la moda y más que exclusivo de Nueva York, en donde residen muchas celebridades del mundo del espectáculo.

La vivienda en particular atrajo el pasado año a la actriz Cameron Diaz y al beisbolista Alex Rodríguez.

Ubicada entre las calles Varick y Hudson, la casa fue construida en 1915 y ha sido renovada recientemente por el arquitecto y diseñador Leopoldo Rosati.

Dispone de una gran sala con claraboya y chimenea, cuatro habitaciones y cinco baños, además de una espectacular cocina equipada con los últimos avances en electrodomésticos, dice el rotativo.

"Anoche, Strauss-Kahn y su mujer cenaron filetes y ensalada del cercano (restaurante) Landmarc. Les costó 242,79 dólares, su hija Camille firmó la cuenta y dio 25 dólares de propina" al repartidor, agregó el Post.

Por su parte, el Daily News recoge las opiniones no muy favorables entre los vecinos sobre la presencia de Stauss-Kahn en su barrio, debido a la enorme atención mediática que va atraer a la zona.