El procurador general Alejandro Ordóñez presentó el jueves un recurso de reposición para que la Corte Suprema de Justicia revoque una decisión de la semana pasada en la que, entre otras cosas, consideró "ilegales" las pruebas halladas en los computadores del abatido jefe guerrillero de las FARC Raúl Reyes.

El concepto de la Procuraduría o Ministerio Público, sin embargo, no es de obligatorio cumplimiento para la Corte Suprema.

Para Ordóñez, "los cuestionados elementos de juicio (o los computadores de Reyes) se obtuvieron en un contexto de lucha contra el terrorismo, al amparo de la seguridad nacional e internacional, en el marco del desarrollo de un conflicto no internacional".

El funcionario dijo que los militares y policías colombianos que participaron en el operativo, "frente a un inminente peligro de ataque de la guerrilla de las FARC, custodiaron el lugar de los hechos, inspeccionaron el sitio, recolectaron, embalaron, custodiaron y transportaron las evidencias físicas más importantes", entre ellas los computadores de Reyes.

El procurador agregó que la operación militar que acabó con la vida de Reyes, el 1 de marzo de 2008 en territorio ecuatoriano, "fue plenamente válida ante el derecho internacional".

Y agregó: "no cabe duda (de) que la acción fue una operación militar que utilizó la fuerza de los bombardeos aéreos y el poder militar para neutralizar a los terroristas que permanecían en el campamento" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Ecuador.

Así las cosas, resumió Ordóñez, "la operación ('Fénix') se enmarca dentro del conflicto armado no internacional, que se rige por el Artículo 3 Común de los Convenios de Ginebra".

Al resolver la situación jurídica del ex congresista de izquierda Wilson Borja, cuyo nombre apareció en las computadoras del jefe rebelde en unas 25 oportunidades, la Corte Suprema concluyó el 18 de mayo pasado que "los que se han llamado 'correos electrónicos' de 'Raul Reyes' en realidad se desconoce si lo fueron, pues no se hallaron en un navegador o red de transmisión de datos, sino en formato Word, en archivos estáticos que no ligan un origen con un destino, remotos".

El alto tribunal consideró igualmente "ilegales" las pruebas relacionadas con los computadores de Reyes porque éstas fueron recogidas en territorio ecuatoriano y no en Colombia, y que para su consecución se debió haber acudido a los mecanismos de cooperación judicial.

Con la sentencia de la Corte Suprema en favor de Borja "quedaron tambaleando" casi todos los procesos que se adelantan contra varias personas cuyos nombres aparecieron en los computadores de Reyes, ha dicho reiteradamente a la AP Hermes Ardila, jefe de la Unidad Nacional Antiterrorismo, o la dependencia de la Fiscalía que conoce las investigaciones contra eventuales colaboradores o simpatizantes de las FARC.

La fiscal general de Colombia, Viviane Morales, insistió el jueves que son 29 las investigaciones que estarían en riesgo de caerse tras la sentencia de la Corte Suprema. De éstas, dijo, cinco están basadas en su totalidad en los computadores de Reyes, toda vez que las demás tienen otras pruebas adicionales que comprometen a los investigados.

La víspera, la Corte Suprema expidió un comunicado en el que explicó los motivos de su polémico fallo y exigió "respeto" por sus decisiones "y en particular deplora y rechaza las expresiones degradantes de algunos comentaristas".